Saltar al contenido

Cómo sé si mi hijo es hiperactivo

junio 11, 2016
hiperactivo

hiperactivo

¿Tu hijo o tu hija no puede quedarse quieto casi ni para dormir, y le cuesta mucho concentrarse?  La hiperactividad y el déficit de atención es un problema que afecta entre el 6% y el 8% de la población, por lo que si tu hijo presenta síntomas es mejor que le pongas la atención que merece a este problema. Si quieres salir de dudas, te presentamos los síntomas de la hiperactividad para que descubras si tu hijo es o no hiperactivo.

¿Mi hijo es hiperactivo?

  1. Es egocéntrico. Los niños hiperactivos tienen muchos problemas para reconocer los deseos y necesidades de aquellos que los rodean. Por eso, un síntoma frecuente de estos niños es que interrumpan cuando alguien habla y no puedan esperar su turno para hablar en clase.
  2. Problemas en controlar las emociones. Sean buenas o malas, un niño hiperactivo no puede controlar sus emociones, por eso se enfada y grita constantemente y cambia abruptamente de humor.
  3. No se está quieto. Es verdad que los niños son más activos que los adultos, pero si se pasa de la raya, entonces podemos estar ante un síntoma de hiperactividad. Por pasarse de la raya nos referimos a que no se está quieto ni un momento, que siempre corre, salta y grita.
  4. No termina sus tareas. Si tu hijo quiere hacer mil actividades,  sean domésticas, deberes o cualquier otra cosa, pero casi nunca las termina, puede ser otro síntoma de que es hiperactivo.
  5. No pone atención. Si estás cansada de tener que decirle las cosas 50 veces y que no haga caso, también puede ser un grito de alerta.
  6. Malas notas. Si no rinde en la escuela y te trae malos resultados, no significa que tu pequeño sea menos inteligente, sino que la hiperactividad le dificulta seguir una rutina planificada.

Si la mayoría de estos síntomas se cumplen, puede que tu hijo sea hiperactivo, por lo que ha llegado el momento de visitar a un especialista y que determine un diagnóstico. Recuerda, sé paciente con tu hijo –todavía más- y no te desesperes.