Saltar al contenido

¿En qué consisten los vientres en alquiler?

junio 8, 2016
vientres de alquiler

 

vientres de alquiler

Los vientres en alquiler, son procesos también conocidos como gestantes subrogadas en el cual una mujer decide favorablemente la aceptación de engendrar un hijo a través de diversos métodos como pueden ser la reproducción asistida, artificial, entre otras opciones completamente válidas.

Los vientres en alquiler, son destinados a facilitar un medio en el cual muchas parejas incapaces de concebir, logren tener un hijo lo más parecido posible a alguno de sus rasgos. También, es una opción muy recurrida por personas solteras, deseosos de ser padres.

El mundo de los vientres en alquiler, se evidencia en que son mecanismos de gestación por contrato, que también suele llamarse útero en alquiler, maternidad subrogada o simplemente, gestación por sustitución. El tema de los vientres en alquiler, suele ser un tabú para algunos lugares del mundo. Sin embargo, existen otros que lo manejan con mucha normalidad y de manera constante.

Por otra parte, la complejidad de estas situaciones radica en comprender la diversidad de elementos que suelen validar la propiedad de llevar a cabo este proceso, primeramente está aquel caso de una pareja con inconvenientes para concebir o engendrar, motivo por el cual este mecanismo se puede ejecutar, llamándo a sus padres en espera “padres intencionales o contratantes”.

Desde otra perspectiva dentro del mundo de los vientres en alquiler, está la mujer que acepta prestar su útero para engendrar el hijo en cuestión, ya sea por colaboración altruista o por ganancias económicas, llamándose a esta “gestante sustituta”.  Además de estos dos elementos, previamente mencionados se encuentra un tercer componente del proceso y es, el contrato de subrogación donde se señala la causa, el objetivo y la manera en que se cumplirá cierto acuerdo. En los vientres en alquiler, pueden incluirse los donadores de gametos, siendo aquellos padres contratantes que aportan óvulos o espermatozoides para realizar la fecundación.

Con el proceso de los vientres en alquiler, el producto de la gestación puede ser hijo biológico de la gestante por sustitución o, en su defecto hijo de padres donadores de gametos, anónimos o contratantes directamente, el cual es implantado en el útero de la sustituta por medio del método de transferencia de embriones, muy usado desde el año 1960 con resultados altamente positivos.

Las razones por las cuales muchas personas optan por realizar este proceso de concepción de vientres en alquiler son individualizadas, ya sea por problemas propios, de salud y hasta a veces para mayor comodidad. Las personas que más recurren a llevar acabo los vientres en alquiler son parejas infértiles, mujer con antecedentes de embarazos riesgosos, parejas homosexuales o, simplemente hombres solteros con el deseo de ser padres.