Saltar al contenido

Malas costumbres que pueden hacerte infeliz

junio 12, 2016
malas-costumbres

malas-costumbres

Muchas veces hemos escuchado que para estar bien por fuera, debemos estar bien por dentro primero. Y es verdad. La salud física muchas veces viene condicionada por la salud emocional, es por eso que cuando nos sentimos felices y estamos bien con nosotras mismas, nos sentimos más vivas y más guapas. Sin embargo, algunas tenemos malas costumbres que hacen el efecto contrario, nos hacen infelices. Te descubriremos cuáles son para que puedas corregirlas y lograr la felicidad completa.

Malas costumbres que nos hacen infelices

  • Pensar que hay un momento perfecto y que tiene que llegar. Sentimos decírtelo, pero no hay un momento perfecto, hay el presente, que, si tú quieres, puede ser perfecto. Si buscas la perfección, siempre encontrarás un pero, y algo que fallará, así que te aconsejamos que disfrutes de tu momento y seas feliz, porque de verdad, vale mucho la pena.
  • Tener miedo al cambio. Todas tenemos miedo, y cuando se trata de cambios drásticos todavía tenemos más. Pero no debes tenerlo, poco a poco te irás dando cuenta de que las cosas pasan, de que al final todo acaba saliendo bien, y recuerda, que el miedo a fallar no te impida jugar.
  • Querer cambiarlo todo de golpe sin pensarlo cuidadosamente. Está muy bien que quieras cambios, pero no puedes cambiarlo todo de la noche a la mañana, esto te causará estrés y ansiedad y no conseguirás tu objetivo. Es mejor ir por partes y marcarnos objetivos que nos hagan felices y que podamos ir logrando con el tiempo.
  • No creer en ti. Si crees en ti, te aseguramos que conseguirás todo lo que te propongas. Y recuerda, no necesitas a nadie más que crea en ti, contigo misma tienes suficiente. No tengas miedo de las dificultades, afróntalas y piensa en la recompensa que encontrarás al final del camino.

La felicidad al final depende de cada una, pero estos consejos son clave para evitar hundirnos. Sobre todo ten siempre claro que estar triste no significa ser infeliz, puedes ser muy feliz pero tener un día malo, y tienes derecho a ello. Pero recuerda que a la mañana siguiente te toca sonreír.